Skip to content
CURSO TAROT GRATIS: Cartomancia, Tirada, Sí o No, Amor y más

¿Cuales son todos los 22 Arcanos Mayores del Tarot?

cuales son todos los 22 Arcanos Mayores del Tarot
cuales son todos los 22 Arcanos Mayores del Tarot
¿Cuales son todos los 22 Arcanos Mayores del Tarot?

Índice

El MAGO (LA INICIACIÓN )

Representa al ser, al trabajo que hay que realizar para alcanzar un desarrollo y empezar a cambiar.

El mago está sólo con su mesa de trabajo y los cuatro elementos que el combinará según su sabiduría, habilidad, inteligencia, fuerza, intereses, y en definitiva su magia. Su inteligencia se encuentra en lo más profundo de su naturaleza y esta conectada con la inteligencia divina.

Las combinaciones que el mago tendrá que realizar serán múltiples, e infinitas si se pierde si se pierde y no sabe como hacerlas. El mago tiene que definir bien su trabajo, prepararse para ello y después ejecutarlo con destreza y estilo.

Los cuatro elementos fuego, tierra, aire y agua están simbolizados por la varita mágica, los tentáculos o dados, las espadas y las copas.

Las combinaciones dan naturaleza que pueden ser desproporcionadas y el mago debe cuidarse de esas naturalezas.

El mago parte con la varita y la copa, cada cosa en una mano, lo cual indica que el camino lo podrá iniciar aquel que tenga la energía suficiente, la varita simbolizando la energía del fuego, y la copa que representa las emocione. El mago partiendo de que tiene estos elementos deberá de trabajar el intelecto y la materia para conservar o aumentar su poder.

La energía deberá de ser dirigida por la intuición y sus sentimientos por la razón, esas son las leyes básicas del mago.

El mago es joven y busca el poder de transformar, construir y destruir, amar y luchar, fecundar y ser fecundado, quiere vivir la vida en sus máximas posibilidades y circunstancias.

Su única arma es la lucidez, y todas las combinaciones que haga van dirigidas a mantener esa lucidez y ese contacto con la divinidad.

El mago es un instrumento de la divinidad, pero el conserva su individualidad, es capaz de hacer un servicio a la evolución y disfrutar de ella al mismo tiempo. Tiene su propio toque personal, no pertenece a nadie ni a nada.

Sus intereses son los mismos que la creación y el no es más ni menos que la materialización de la inteligencia creativa, por eso su nivel de complejidad es muy alto y su poder es proporcional a su grado de complejidad.

Plano físico:

La magia. La sabiduría divina. El poder de transformar. El éxito. Los enigmas y los secretos.

Plano psíquico:

La persuasión. El dominio. La intensidad de las emociones. El control de si mismo. La sugestión y el hipnotismo.

Plano espiritual:

El ser en este estado inicia un nuevo ciclo en su desarrollo, ya que tuvo éxito en las empresas anteriores, ahora es alguien que merece y tiene respeto, es de los seres favoritos y Dios le confía sus obras.

Tiene el poder y deber de entrar en acción, su grado es similar al del iniciado, uno empieza y el otro termina, pero no hay gran diferencia entre el uno y el otro, la diferencia está en que el que empieza necesita tener una actitud activa.

Atener un empuje inicial, mientras que el que termina lo hace por la inercia del impulso inicial, ya que la energía no debe de malgastarse, y si terminase un ciclo con actividad se habría pasado en los objetivos, y se habría desperdiciado así energía.

Ambos trabajan con los cuatro elementos, ambos se rejuvenecen con sus trabajos, se alimentan de la evolución. Mientras que el mago genera unas condiciones para iniciarse, el iniciado se libera de dichas condiciones.

LA SACERDOTISA (EL INSTINTO)

Esta carta indica la sabiduría pasiva e instintiva inherente a la propia naturaleza, indica el desequilibrio que ocasiona la fuerza cuando se acumula en los opuestos, por lo que es conveniente mantener una actitud pasiva para que las irregularidades se disuelvan.

Además indica que la máxima sabiduría está en las leyes de la naturaleza, en ese saber instintivo.

En cuanto al libro, da un significado antagónico en cierta medida del que se puede deducir de un libro, quiere ello decir que, la sacerdotisa tiene el libro en sus manos pero no lo mira, indicando que el iniciado en los grandes secretos, como la magia, la alquimia, la adivinación, etc, adquiere una sólida formación, pero que a la hora de actuar se dejará llevar por el saber interior.

Lo dicho anteriormente deja de manifiesto que la iniciación es un trabajo de tipo intelectual, actuando también a nivel físico y emocional, pero las acciones tienen que estar sujetas a lo más profundo del ser, sin que el intelecto intervenga demasiado, porque de no ser así, limitaríamos nuestra capacidad de sentir, y la madre naturaleza siente y no piensa, pues ya lo tiene todo pasado.

Tiene otro significado este arkano haciendo honor a su dualidad, el que le corresponde como propietario del libro de la vida, en él van inscritas todas las obras de la persona, algo así como nuestra huella digital en cuanto a la impresión de nuestra vida mundana sobre nuestra vida espiritual, por eso esta carta representa la adivinación.

En el libro de la vida está todo escrito, y el libro de la vida lo posee la naturaleza representada en esta carta por la sacerdotisa.

Los seres que llegan a este arkano obtienen todo el conocimiento posible para su evolución, disponen de los medios para conocer cualquier cosa, por eso el significado básico de esta carta es la adivinación. Aunque en este caso la adivinación (acto divino) será practicado por aquellos seres que hayan nacido con las cualidades adecuadas y que después se hayan iniciado para tal acción.

Plano físico:

Mujer con autoridad. Protección de mujeres. Mujeres de la familia, incluso la madre. Papeles, escritos, bibliotecas, facilidad en el aprendizaje

Plano psíquico:

Instinto. Seguridad. Racionalización de las emociones. Pasividad en las aspiraciones mundanas. Curanderismo. Poder mental. Doble personalidad. Dispersión de energías. Seguridad interna.

Plano espiritual:

La persona que llega a descubrir la verdad de este arkano y conecta con su significado, busca a través de su conexión con las demás almas la fuerza necesaria para guiar a los demás.

El ser en este estado podríamos decir que se alimenta de la energía desprendida de sus vínculos emocionales más intensos, es allí donde encuentra el ambiente adecuado que le da la seguridad para evolucionar.

En esta fase de la evolución puede haber una notable dependencia energética de los demás, ya que se necesitan fuertes lazos emocionales para desarrollar la inteligencia. El ser intentará tomar una posición privilegiada y de respeto reconocido por los demás, que le dará a su vez la necesaria seguridad para mantener dicha posición.

Se podría decir que la clave de este arkano es la nutrición emocional.

LA EMPERATRIZ (LA GENERACIÓN)

Esta carta representa la inteligencia creadora, son aquellas manifestaciones mentales que tienen trascendencia y continuidad.

Es el conocimiento que se debe de defender por ser necesareo para mantener un orden más o menos jerarquizado en la vida y sociedad.

En esta cartael ser ha conseguido cierta autoridad a nivel espiritual pero no se fija en ella, suele ocuparse de cosas intimas y de aquellas cosas que no llevan notoriedad.

Aquí el ser busca dar continuidad a su naturaleza mental y física, puede que intente escribir o tener hijos, la idea básica del ser es la de trasmitir aquello que le ha permitido conseguir la autoridad de que dispone.

La actitud es pasiva y defensiva sobre aquello que desea trasmitir hasta el punto de ocultarlo si le es posible. El ser tiende a representar una función simbólica de autoridad al ser la matriz de la creación de algo.

Plano físico:

Embarazo, comunicación y divulgación de ideas. Circunstancias sociales favorables. Ayuda por parte de la familia. Aprovechamiento de las oportunidades. Estudios.

Plano psíquico:

Versatilidad, gran interés por el conocimiento, estado de nerviosismo y excesiva sentimentalidad. Sentido maternal. Actitud pasiva y a la espera en la vida social y profesional.

Plano espiritual:

En el terreno espiritual el ser es muy joven y por lo tanto todavía esta bajo la protección de determinadas entidades espirituales, sus funciones son difíciles y en ellas probará su valía, deberá de pasar pruebas e iniciaciones para considerarse adulto, al igual que en la antigüedad y en la mayoría de tribus el niño debía de iniciarse o pasar cierta pruebas para considerarse un guerrero, y de esta manera tener derechos.

En esta fase tendrá el apoyo y la formación adecuada por parte de sus superiores y protectores espirituales, para enfrentarse a la misión destinada. La función que pide el ser es concreta, y probablemente lp sea pero su inexperiencia hará que el no lo conciba asi.

EL EMPERADOR (LA JERARQUÍA)

Esta carta representa la autoridad que debe entenderse como una posición estática, de sosiego y flexibilidad que queda muy claro en la postura.

La autoridad solamente se puede obtener cuando el ser posee un mínimo de conocimiento, y es entonces cuando crea una imagen de poder, necesita una identidad que le asegure y recuerde el poder y que sea reconocida por los demás.

El cetro del emperador simboliza la inteligencia que al estar sujeta con la palma de la mano nos da a entender que esta debe de trabajarse, debe de adquirirse con el intelecto, mientras que el escudo que puede estar apoyado en el suelo o agarrado de la mano indica que solo hay que defenderse en caso necesario.

Y de esta manera los demás reconocerán el poder, verán que no están en disposición de ser atacados por aquel que ostenta el poder, pero si verán que el poder es capaz de defenderse de un ataque.

Y de esta manera dará confianza a los seres que están en un desarrollo interior.

Por ello los estados, las instituciones y los individuos siempre necesitarán de un arma para defenderse, en caso contrario no serán valorados, esa actitud de fuerza parece ser que mantiene la actitud de equilibrio, pues al haber diferencias siempre habrá quien tenga más dinero, más sensibilidad, intelectualidad o desarrollo espiritual.

Plano físico:

Poder. Autoridad. Éxito profesional y social. Cargo publico. Dinero. Propiedades. Bienes. Autoridad política. Leyes y justicia.

Plano psíquico:

Ambición. Perseverancia. Concentración. Ansias de expansión. Proselitismo. Divulgación. Imposición de ideas. Orden.

Plano espiritual:

Orden. Moralidad. Sabiduría sobre cuestiones sociales y mundanas. En esta parte del camino el ser busca una posición reconocida por la sociedad según los méritos de su conducta y acciones, busca el reconocimiento por los hechos externos y por su sabiduría de impartir justicia en base al contexto social.

La visión del ser en este arkano es parcial ya que se queda absorto mirando el poder, sinser capaz de tomar una actitud impersonal con la utilización de dicha autoridad.

La comodidad que da el poder y la responsabilidad adquirida en la dirección de los demás es un gran peligro que no puede dejar a uno en una posición estática.

EL SUMO SACERDOTE (EL DOGMA)

Esta es una fase un tanto peligrosa, el ser se elige portavoz de la verdad y la sabiduría, basándose en la autoridad que le confieren las instituciones.

El peligro está en que la sabiduría viene a través de los conocimientos que otros le han trasmitido, y han vivido, y que el ser se los toma como verdaderos sin antes haberlos experimentado y meditado.

El desarrollo del intelecto es excesivo, predominan los intereses destinados a conservar la posición y el poder, el dogmatismo cada vez se hace más patente.

El ser se va volviendo más rígido al basarse sobre conocimientos que no son propios y que se han originado en determinadas circunstancias por sus propias motivaciones.

Hay miedo a perder el poder, de ahí nacen normas y leyes en base a una supuesta verdad que beneficie la situación, para que el orden se mantenga y no peligre, ese supuesto poder se sustenta en criterios sólo válidos para ciertas situaciones.

Se formularán teorías más o menos apañadas que avalan la situación de poder, se intenta argumentar y justificar las acciones que mantienen la estructura, solamente teniendo en cuenta la satisfacción del propio ego.

En esta fase el ser intenta hacer proselitismo y jerarquizar al máximo para poder aumentar su poder.

También aquí hay la necesidad de delegar, de compartir las responsabilidades en diferentes grados, el actuar demasiado sólo podría atormentar la conciencia.

Plano físico:

Las instituciones como hacienda. Las órdenes religiosas. Todas las instituciones administrativas. Las normas y los burócratas. Los profesores.

Plano psíquico:

La necesidad de venerar y admirar a alguien que represente un enorme potencial intelectual. La magia ritual. El protocolo. Las formas y normas sociales. La educación y la cultura.

Plano espiritual:

El ser en este estado está avalado por los demás, según su formación es elegido para desempeñar un papel de dirección, en base a unas creencias y normas morales.

La sociedad necesita un orden antes de dirigirse hacia el camino de la verdad, necesita estructurarse y en esta fase hay quien toma un papel más relevante.

El peligro está en quedar encarcelado por dicho papel y creer que dichas normas son las verdaderas para una mejor realización. Creer que todo el conocimiento se puede conceptuar, codificar y analizar puede ser uno de los grandes errores.

LOS ENAMORADOS (LA ELECCIÓN)

Esta carta representa la necesidad de realizar elecciones en la vida, que por lo general son debidas a momentos de crisis, esto se origina cuando aparecen elementos extraños o nuevos en nuestro camino.

En el proceso evolutivo vamos cambiando en la medida que se incorporan nuevas experiencia a nuestra existencia.

Esta necesidad de cambio muchas veces supone tener que elegir una situación conservadora basada en el pasado y que al mismo tiempo supone una comodidad, y la otra que no conocemos, y por ese mismo motivo nos atrae, sin embargo, el riesgo de las opciones nuevas es grande, si no está el ser preparado para afrontar los retos nuevos hay que esperar grandes sufrimientos.

Esta carta indica que en la evolución hay múltiples caminos, que responden a dos naturalezas antagónicas, una es la que genera apego a la materia, en donde los instintos son la fuerza motora de la acción, alimentados por aquellas elecciones que realizamos para conseguir un mayor disfrute de la vida mundana, y las otras, que activan el proceso evolutivo encaminadas a obtener beneficios espirituales.

Según la fase evolutiva del ser la elección debe de orientarse hacia lo mundano o hacia lo espiritual, tanto en un camino como en el otro se aprende.

Por ejemplo: una persona que lleva 40 años practicando la santidad quizá le sea conveniente contactar con lo mundano para no perder ese sentido de realidad, y aquel que lleva una vida muy mundana probablemente necesite una orientación espiritual.

Estas elecciones van muy condicionadas por el nivel espiritual del individuo.

Esta carta también hace mención al amor, en determinados momentos de nuestra existencia hay tendencia a realizar uniones con personas de otro sexo.

Pero aquí también hay dos caminos que son de naturaleza bastante diferentes; tenemos el compañero/a que nos da garantías para formar una relación de convivencia más o menos cómoda, en donde existe un compromiso de perpetuidad y donde la atracción tiende a cristalizarse.

A causa de tener uno que trabajar para que dicha unión se mantenga.

Y la otra que responde al compañero/a que nos produce gran atracción, pero que, sin embargo, no da ninguna garantía de estabilidad ni compromiso, es una situación de riesgo, de incertidumbre, donde la individualidad del compañero/a se resiste a formalizar la unión, y esas condiciones aumentan la atracción.

La inclinación será siempre hacia la persona que nos crea más incertidumbre, o sea la que nos atrae de manera irracional, por causas que no conocemos, aunque si sentimos, y que probablemente esa causa exista en el cielo.

Generalmente decidiremos por esa atracción que no podemos racionalizar, con lo que esa atracción deja claro que tiene unos vínculos trascendentales.

EL CARRO (EL RECONOCIMIENTO)

Esta carta representa el movimiento necesario para conseguir el triunfo, pero para que exista un movimiento creativo y se avance con sentido, hay que dominar las dos fuerzas básicas que nos pone en acción, una corresponde al ying y otra al yang.

O sea, que el triunfo sólo se consigue si se dominan los opuestos, si uno es capaz de integrar lo interno y lo externo conseguirá el éxito, pues las fuerzas de ambas partes son las que llevan a nuestro ser.

Debemos de mantener el equilibrio, si imaginamos un carro en el que tiran dos caballos que van en paralelo y uno corre más que el otro, nos daremos cuenta que nos desviamos demasiado del camino.

Esta carta guarda analogía con el karma, en el sentido de que hay que equilibrar las acciones tanto positivas como negativas, y no dejarse llevar por las necesidades de la conciencia colectiva o animal (los caballos) representan las necesidades emocionales que son propias de nuestra conciencia colectiva incorporadas a la naturaleza humana.

Por ello vemos la espada como símbolo del conocimiento concreto y el cetro como símbolo de autoridad.

En esta carta como en casi todas vemos una figura y ello indica que el éxito es cosa de una acción solitaria que se apoya en los aspectos más dinámicos de nuestra mente.

Esta carta también sugiere la idea de que hay que poner distancia entre la naturaleza animal y humana, pero, sin embargo, ambas se relacionan y se necesitan, lo interior necesita ser guiado por lo superior, quien a su vez se aprovechará de lo interior.

La carta indica que en el éxito es necesario seguir moviéndose y mantener en equilibrio a las fuerzas que han llevado al éxito.

El velo que aparece en el carro indica que aquel que consigue tener éxito debe de guardar su intimidad y secretos.

Plano físico:

Éxito, fortuna, bienes, renombre, celebridad, fama en el extranjero, viajes satisfactorios. Logros militares. Dinamismo.

Plano psíquico:

Valor, necesidad continua de superarse y demostrar la valía, espíritu competitivo, búsqueda de liderazgo, necesidad de arrastrar a los demás a seguir sus acciones, impaciencia.

Plano espiritual:

Aqui el ser entra en una fase de pleno movimiento, el conocimiento que está adquiriendo le sirve para adelantar muchísimo, pero no debe descuidar sus necesidades inferiores, ni tampoco acrecentarlas.

El individuo debe estructurar la personalidad y construir cosas en el mundo que le sirvan de apoyo y vehículo en su evolución.

Hay necesidad de una estrategia para afrontar el camino, de todas maneras sus armas y logros le dan mucha confianza.

LA JUSTICIA (EL EQUILIBRIO)

La carta esta representada por la balanza, que indica que toda acción tiene su contra parte y que todo tiende al equilibrio.

Si toda la energía tiende al equilibrio, indica, por lo tanto, que si nosotros gastamos una energía positiva en beneficiar a alguien, esa pérdida de energía positiva en un momento u otro a de tener repuesta.

Esta es una de las carta más representativas del karma y el dharma, pero también indica la necesidad que tenemos de impartir justicia con nuestro conocimiento, de hacerlo de una manera racional, sin implicarnos en los sentimientos, pues estos pueden ser como los adornos de una casa, y podríamos percibir más los adornos que la propia casa.

La carta también hace mención a dos tipos de justicia, a la justicia terrestre y a la divina, a la justicia que corresponde al mundo de los vivos y a la de los muertos.

En toda acción de justicia hay que considerar las causas que inclinan a los hechos.

Plano físico:

La justicia. El castigo, la ley. Las sociedades comerciales. Los contratos. El matrimonio.

Plano psíquico:

La necesidad de tener un código de conducta que tenga cierta flexibilidad. La necesidad de ser equitativo con los excedentes.

Plano espiritual:

En esta fase el ser siente la necesidad de gastar los excedentes y pagar las deudas, necesita que todos los aspectos de su ser lleven el mismo ritmo evolutivo, el intelecto debe de armonizar con los sentimientos.

Los significados deben de ser del mismo grado, es conveniente tener una uniformidad para tener una conciencia más clara del nivel evolutivo alcanzado.

Hay que evitar las experiencias demasiado intensas en campos concretos, y dedicarse a aquellas experiencias que faltan.

Hay que procurar ocuparse de aquello que no conocemos y despreocuparse de lo que conocemos bien.

EL ERMITAÑO (LA LIBERACIÓN)

Esta carta representa a la persona que necesita aislarse del mundo para poder realizar su evolución, necesita un recogimiento y un sosiego para aventurarse sólo por sendas que son desconocidas para la mayoría.

El ermitaño sólo cuenta con sus propios recursos, su victoria o derrota no afecta directamente a nadie en concreto, pero si a la evolución de su propia especie, pues el demuestra la capacidad de supervivencia y continuidad evolutiva por si mismo.

En esta fase los ideales del ser le llevarán a enfrentarse con situaciones ficticias que son parte de su realidad, y que al mismo tiempo son manifestaciones de su propia mentalidad.

El ermitaño debe de alumbrar en la oscuridad, es un punto de sabiduría y conocimiento en medio de las tinieblas, su capacidad para adquirir una síntesis sobre la adversidad le da la garantía preparatoria para finalizar el ciclo evolutivo, en ciertos ciclos evolutivos es necesario la soledad para poder crear el desapego de las ideas, y formas de conciencia que se han adquirido en otras fases del ciclo.

El ermitaño es portador de un conocimiento secreto, que esta simbolizado por la lámpara o farolillo, que ilumina su camino.

El bastón simboliza el poder que se ha procurado el ermitaño para poder salvar los obstáculos.

El ermitaño debe continuar su misión, que casi siempre es fruto de una inspiración o una revelación divina, o intenta buscarla para poder encontrar un sentido trascendental.

En esta carta se representa al maestro de lo espiritual, a aquel que ha conseguido un dominio y control sobre si mismo, a aquel que es capaz de alcanzar la liberación por si mismo a través de la limitación de las acciones que pueden generar vínculos kármicos.

El ermitaño esta indicando que la verdadera sabiduría se alcanza en la soledad, sin embargo, dicha sabiduría es vista y estimada por los demás, sirviendo de punto de referencia para otros seres que buscan la iluminación.

El ermitaño gracias a sus conocimientos es capaz de moverse con cierta seguridad entre las tinieblas, lo que se traduce en que es capaz de atravesar el umbral de la conciencia, de los cuales conseguirá retraer un saber que es ajeno al mundo real que percibimos cotidianamente.

Alcanzar el desarrollo del ermitaño requiere tiempo, en el sentido de que hay que experimentar el desencantamiento, el descorazonamiento o la decepción por parte de los demás, y buscar por si mismo lo trascendental.

O sea que esos sentimientos tan frustantes que se percibieron en determinado tiempo llevaron al ser a buscar una evolución en la que no hubiese una mayor interiorización y nivel de compromiso.

El ermitaño alcanza un nivel de desarrollo en el cual puede tomar contacto con los dioses, y de esta manera adquirir poder a través de ellos, su sabiduría es apreciada por los seres superiores y respetada por los interiores, su actitud es pasiva, nadie puede hacerle mal, la ética guía sus pasos, no apuesta por la moral, pero su ascetismo lleva a que se le critique por exceso de moralidad.

Plano físico:

Sabiduría. Experiencia. Vejez. Soledad. Falta de vitalidad. Abortos. Responsabilidad. Depresión. Enfermedad mental.

Plano psíquico:

Severidad. Ascetismo. Interiorización. Lucidez. Control sobre los deseos e instintos. Represión del impulso vital. Poder mental.

Plano espiritual:

Aquí el ser concentra todas sus energías en la síntesis de su sabiduría, sabe que la inteligencia lo ha llevado a una fase evolutiva que no todos pueden alcanzar, pero el quiere que su luz pueda iluminar al resto de seres, y por ello se prepara para terminar un ciclo, ha encontrado sentido a la vida y aunque no puede hacer que otros lo encuentren, si puede ayudarles a que los demás se orienten adecuadamente.

El ser aquí aporta sus valores interiores como suficientes para que la vida tenga sentido, todos los demás valores que provienen del exterior por si solos no sirven para nada, pero si se utilizan como complemento de los interiores se realizará una expansión de la conciencia, y ello nos llevará automáticamente a otro ciclo, representado por el siguiente arkano.

Aquí el espíritu está a la espera de la misión que realizará en el próximo ciclo, el intenta saborear su actual situación para poder tener mayor energía, y para que la impregnación de la sabiduría dure más en las siguientes fases, en dónde probablemente no tenga tantas posibilidades de ineriorización.

LA RUEDA DE LA FORTUNA (LA SUPERACIÓN)

La rueda de la fortuna indica el cumplimiento de un ciclo con lo cual nos preparamos para enfrentarnos a otra situación, si hemos obtenido buenos resultados en el ciclo anterior tendremos mayor confianza para aceptar nuestro nuevo destino, pues la rueda de la fortuna determina ciertos acontecimientos por la necesidad que tenemos de experimentarlos para nuestro desarrollo.

La rueda de la fortuna indica que debemos no solo aceptar las nuevas responsabilidades si no también asumirlas y encontrar en ellas el sentido para continuar.

Esta carta indica el movimiento cíclico, la oscilación y la relatividad en un sentido genera, en el circulo no existe ni principio ni fin, los opuestos son temporales quien hoy está arriba mañana estará abajo y viceversa, no hay bien ni mal, hay un hacer del destino según unos ciclos y un orden.

Este orden está custodiado o vigilado por los seres superiores que vigilan y atienden a los inferiores.

La rueda de la fortuna representa la rueda de los mundos (analogía con el sámsara de los hindúes y tibetanos ) y sus seis palos nos hablan de los seis mundos, los tres animales representan las tres fuerzas que gobiernan dichos mundos, tenemos esas fuerzas simbolizadas por el perro que sube y el mono que baja, y la esfinge arriba con la espada y la corona.

En la manivela de la rueda no hay nadie, lo cual indica que nada ni nadie mueve la rueda, pero imaginemos que el perro quiere subir, su misma fuerza hará mover la rueda con lo que caminará por la rueda sin poder acceder a la parte más alta en la que pueda reposar, si el mono intenta bajar se caerá de la rueda con lo que se lastimará.

Por lo que sólo le queda desandar lo andado y caminar hacia atrás para mantener la posición al igual que el perro, mientras que la esfinge al estar en reposo mantiene el poder simbolizado por la corona y la sabiduría por la espada.

Por ello, sólo tiene sabiduría y poder aquel que se mantiene sereno y estático ante su destino y los acontecimientos del mundo.

Y por supuesto aquel que abandona las encarnaciones inferiores simbolizadas por el perro y el mono.

Plano físico:

Responsabilidad social, cargo o empleo público, destino importante, ambición, prestigio, esfuerzo por el éxito, consolidación de esfuerzos, suerte en la profesión, fortuna.

Plano psíquico:

Los intereses dominan los sentimientos, exceso de cálculo e interés. Frialdad, seriedad y reflexión. Búsqueda del poder. Resistencia. Integridad.

Plano espiritual:

Aparecen nuevas circunstancias impuestas por el destino según los actos del pasado, posibilidades de cambiar el ciclo evolutivo, el destino está cumplido a nivel espiritual y la persona busca nuevas metas.

En el nuevo ciclo de desarrollo tendrá que mantener una relación con la gente que de una garantía de seguridad.

El individuo busca la verdad a través de las leyes y el orden, necesita de estructuras para conocerse a si mismo, intenta comprender el proceso de su existencia para poder así conocer su ser.

LA FUERZA (LA INTERIORIZACIÓN)

Esta carta indica la fuerza que tenemos en potencia, la energía de nuestras pasiones, nuestra energía más interna, aquello que no vemos, pero que podemos formar por medio de nuestra esencia.

Esta carta indica que para disponer de nuestra fuerza deberemos buscar en lo más interno de nuestro ser, enfrentándonos a nuestra naturaleza, que por lo general es más peligrosa de lo que suponemos, pero antes deberemos dominar y controlar nuestras pasiones con habilidad y maña, y ser decididos cuando miremos a nuestro interior.

Para tratar con la fuerza es conveniente utilizar las cualidades femeninas, como; suavidad, flexibilidad, la dulzura y la belleza.

Esta carta representa la fuerza generadora, la capacidad creativa que tenemos, la fuerza que podemos desarrollar a través del amor.

Fuerza que puede aportarnos descendencia. También representa los misterios de nuestra propia naturaleza, la parte animal que tenemos, y que siempre nos impide actuar correctamente.

Plano físico:

Hijos, fuerza bruta, capacidad de autodestrucción, necesidad de gastar energía. Valor. Audacia. decisión.

Plano psíquico:

Sentimientos poderosos, formas de querer muy intensas que pueden destruir y autodestruir. Odios. Aversiones. Emociones muy intensas. Celos. Envidia. Orgullo. Prepotencia. Tiranía.

Plano espiritual:

Esta es una parte difícil para el ser, debe enfrentarse a aquellas personas que surgen de la relación con el mundo, debe mirarse a si mismo y sacar el coraje necesario para buscar el camino correcto.

Aquí el ser debe enfrentarse al egoísmo, a aquel egoísmo que ha nacido de su contacto con la materia y que le impide alcanzar vibraciones más sutiles.

Para ello es necesario mirar en el fondo de nuestras motivaciones, de nuestros sentimientos, envidias, celos o cualquier acción que lleve consigo una fuerte emoción.

EL COLGADO (LA OBLIGACIÓN)

La rueda de la fortuna indica el cumplimiento de un ciclo con lo cual nos preparamos para enfrentarnos a otra situación, si hemos obtenido buenos resultados en el ciclo anterior tendremos mayor confianza para aceptar nuestro nuevo destino, pues la rueda de la fortuna determina ciertos acontecimientos por la necesidad que tenemos de experimentarlos para nuestro desarrollo.

La rueda de la fortuna indica que debemos no solo aceptar las nuevas responsabilidades si no también asumirlas y encontrar en ellas el sentido para continuar.

Esta carta indica el movimiento cíclico, la oscilación y la relatividad en un sentido genera, en el circulo no existe ni principio ni fin, los opuestos son temporales quien hoy está arriba mañana estará abajo y viceversa, no hay bien ni mal, hay un hacer del destino según unos ciclos y un orden.

Este orden está custodiado o vigilado por los seres superiores que vigilan y atienden a los inferiores.

La rueda de la fortuna representa la rueda de los mundos (analogía con el sámsara de los hindúes y tibetanos ) y sus seis palos nos hablan de los seis mundos, los tres animales representan las tres fuerzas que gobiernan dichos mundos, tenemos esas fuerzas simbolizadas por el perro que sube y el mono que baja, y la esfinge arriba con la espada y la corona.

En la manivela de la rueda no hay nadie, lo cual indica que nada ni nadie mueve la rueda, pero imaginemos que el perro quiere subir, su misma fuerza hará mover la rueda con lo que caminará por la rueda sin poder acceder a la parte más alta en la que pueda reposar, si el mono intenta bajar se caerá de la rueda con lo que se lastimará, por lo que sólo le queda desandar lo andado y caminar hacia atrás para mantener la posición al igual que el perro, mientras que la esfinge al estar en reposo mantiene el poder simbolizado por la corona y la sabiduría por la espada.

Por ello sólo tiene sabiduría y poder aquel que se mantiene sereno y estático ante su destino y los acontecimientos del mundo.

Y por supuesto aquel que abandona las encarnaciones inferiores simbolizadas por el perro y el mono.

Plano físico:

Responsabilidad social, cargo o empleo público, destino importante, ambición, prestigio, esfuerzo por el éxito, consolidación de esfuerzos, suerte en la profesión, fortuna.

Plano psíquico:

Los inereses dominan los sentimientos, exceso de cálculo e interés. Frialdad, seriedad y reflexión. Búsqueda del poder. Resistencia. Integridad.

Plano espiritual:

Aparecen nuevas circunstancias impuestas por el destino según los actos del pasado, posibilidades de cambiar el ciclo evolutivo, el destino está cumplido a nivel espiritual y la persona busca nuevas metas.

En el nuevo ciclo de desarrollo tendrá que mantener una relación con la gente que de una garantía de seguridad.

El individuo busca la verdad a través de las leyes y el orden, necesita de estructuras para conocerse a si mismo, intenta comprender el proceso de su existencia para poder asi conocer su ser.

LA MUERTE (LA TRANSFORMACIÓN)

No se debe de decir que es una carta negativa, si no más bien que su significado es muy profundo, y como casi todas las cosas profundas requieren un mayor esfuerzo de entendimiento.

LA TEMPLANZA (EL EQUILIBRIO)

Esta es otra figura que junto con los enamorados, el juicio, el diablo, la rueda de la fortuna y el mundo es portadora de alas, indicando de esta manera la naturaleza divina de este arcano.

Esta carta indica la estabilidad que alcanza aquel que conoce las limitaciones que surgen del propio ser, cuando la esencia de la inteligencia y el campo de conocimiento siempre es el mismo aunque cambien las circunstancias. Esta carta indica que los sentimientos de la persona van variando según este en una situación o en otra.

También indica que, cuando se realiza un esfuerzo, este debe de tener la máxima precisión y no desperdiciar la energía para que así llegue en su máxima calidad a los demás.

Indica también que debemos de ser firmes y flexibles, estar sujetos a los ciclos de dar y recibir, intentando que nuestro animo aunque cambie no perjudique nuestro sentido de equilibrio.

El ser en este estado debe buscar el camino de en medio, e intentar conciliar los opuestos, debe de guiarse por su conciencia y no prestar demasiado caso a las normas morales que rigen la sociedad, hay que cultivar con ética personal que permita al ser desarrollarse sin afectar de forma negativa a los demás.

Quien se desarrolla en este arcano esta capacitado para orientar y aconsejar a los demás, pero el ser en esta etapa no busca vincularse demasiado con la gente, es consciente de su grado de lucidez y prefiere hacer cosas por si mismo.

Es característica la habilidad en esta fase del desarrollo, el ser dispone de muchas cualidades, pero su actitud puede confundir a los demás, uno aquí se toma las cosas como un juego.

En este arcano la energía se mueve en un circulo cerrado, o sea que si disponemos de energía para realizar actividades intelectuales no la disponemos para actividades físicas, es decir que la energía la podemos utilizar de varias maneras, si gastamos mucha en unas cosas nos faltara para otras.

Plano físico:

Habilidad para cambiar las circunstancias por medio de la inteligencia. Ingenio. Estudios. Lucidez.

Plano psíquico:

Altruismo. Independencia. Tenacidad. Perseverancia. Conciliación. Sabiduría. Acciones simultaneas.

Plano espiritual:

Aquí el ser llega a sincronizar con la energía que circula en su entorno, busca el dominio de esa energía a través de la habilidad y de la práctica de la meditación en el sentir.

Tiene necesidad de realizar múltiples combinaciones con su inteligencia, ver diferentes opiniones y si tiene lugar en el proceso evolutivo de cualquier ser.

Aquí el ser busca sintonizar con otra persona para así poder transmitirle sus poderes espirituales, por eso busca personas cuya capacidad de saber sea similar a la conseguida por el.

El ser sabe que dicha energía puede ser utilizada tanto por uno como por otro, y puede pasar a quien en su momento la necesite.

Si se consigue transmitir la energía de manera que no se pierda nada de la misma, en el traspaso se habrá dominado este arcano y el ser podrá entonces enfrentarse al diablo en el próximo arcano con algunas garantías.

También indica que en la transmisión de energía hay que prestar mucha atención, y todas las partes del ser deben funcionar al unísono de forma que exista un grado de flexibilidad.

EL DIABLO (LA CONTRADICCIÓN)

Esta es una carta que representa las pasiones humanas como principal causa de los males de la humanidad pero también como algo necesario para poder evolucionar.

Representa la energía vital, la energía psíquica en su aspecto sexual, la energía generadora como principio primordial.

A esta carta se le suele dar una connotación negativa pero en realidad su significado está lejos de ser negativo, la carta indica el tipo de ataduras que el alma tiene que soportar cuando se fusiona con la materia, en esta fusión el alma tiene dos tendencias una creativa y otra destructiva, ambas atan el alma a la materia, y es necesaria la experiencia de sentir ambas acciones para poder alcanzar el poder.

Se puede ver en esta carta la representación de la fuerza tántrica, la fuerza psíquica capaz de actuar sobre los demás, de influir, de seducir con artimañas, y hasta cierto punto de engañar.

Esta carta tiene que ver con las ataduras, como costumbres, hábitos, vicios, perversiones y todo tipo de degeneraciones morales.

Esta carta representa la fuerza psíquica que se utiliza en la brujería, es la fuerza que se usa por interés personal para el bien o para el mal, sin estar exclusivamente al servicio de ninguno de los dos.

En esta parte del proceso evolutivo el ser humano investigará los aspectos más profundos de sus pasiones y necesidades psíquicas, necesitará actuar e imponerse a todo lo que se encuentre, la vida la vivirá según sus necesidades biopsíquicas e intentará utilizar a los demás para satisfacer dichas necesidades.

Esta carta indica a aquellas personas que corren el peligro de ser arrastradas por tener un fuerte vínculo sentimental por otras que están en pleno proceso de degradación.

También representa a aquel que ha desarrollado poderes mentales que no puede controlar, y que son capaces de crear su propia destrucción.

Plano físico:

Accidentes. Heridas. Emboscadas. Guerras. Violencia. Peleas. Disputas. Profesiones relacionadas con la represión como la política, el ejercicio, etc. Delincuentes. Profesiones relacionadas con los animales como, carniceros, etc.

Plano psíquico:

Perversión sexual. Sadismo. Masoquismo. Homosexualidad. Bixesualidad. Satanismo. Sectas. Demonología. Brujería. Aversiones. Manías. Celos. Odios. Envidias. Resentimiento. Venganzas. Sensualidad. Búsqueda del placer.

Plano espiritual:

Poderes psíquicos. Influencia de la muerte sobre la materia.

El individuo busca sentir su energía mental para ser consciente de su existencia, e intenta actuar con esa energía mental sobre los demás para que estos reconozcan su poder, y de esta manera ser valorado.

Esto lleva consigo la estrategia de ser tenido en cuenta por el temor ocasionado, con lo que la esencia de la maldad puede ser cuestionada, ya que podría ser consecuencia de una situación de previa defensa.

En el plano espiritual este es el camino de contrainiciación, del probarlo todo, y correr el máximo de riesgo al no haber normas morales y comportamientos éticos.

LA TORRE (LA LA FATALIDAD)

Esta es una carta que representa serias dificultades e indica que todas las obras que realizamos tienen que necesariamente ser destruidas, cuando estas obras van destinadas a elevar el orgullo y la vanidad de los hombres es la divinidad quien dispone su destrucción.

Cualquier situación que el hombre busque para tener seguridad, cualquier obra que realice para creerse fuerte e importante puede ser barrida por el destino.

La carta indica que toda persona que se esfuerce en conseguir una situación de poder en lo material tendrá la ocasión de experimentar su caída por la propia materia, e incluso puede ser la ruina a nivel económico, físico y moral.

La torre indica que nuestras obras deben de ser flexibles y no rígidas, y en algunas ocasiones más dinámicas que estáticas.

También nos dice está carta que cuando hay una caída personal siempre se arrastra a alguien.

En todo proceso de destrucción hay dos caminos, uno en el que el acontecimiento es imprevisible y te pilla en medio, y el otro que al haber presentido la caída uno libremente abandona lo adquirido en el momento que se inicia la destrucción.

Los hombres pueden estar unidos por o en la construcción de algo pero acusan diferencias en la destrucción de algo y eligen caminos muy diversos en los malos momentos.

Plano físico:

Ruina física y material. Circunstancias del destino desfavorables. Familia que trae dificultades al nativo. Mal ambiente familiar. Imprevistos que traen pérdidas. Acciones graves. Accidentes graves. Mala suerte. Fracaso

Plano psíquico:

Lamentaciones. Presentimientos negativos. Poca sociabilidad. Tacañería. Avaricia. Explotación de los demás. Desconfianza.

Plano espiritual:

El ser en esta etapa debe olvidar lo que ha hecho con la materia y dejar que la divinidad se ocupe de destruirlo si ese es su fin, lo hecho solo ha servido para dar la experiencia necesaria de que toda obra humana sólo esta hecha para servir al hombre y no a todo aquello con lo que el hombre se relaciona, de hay, que el ser en esta fase puede experimentar la caída al verse destruida su obra.

A nivel espiritual está carta indica a aquel que debería de comenzar de nuevo o aquel que realmente lo tendrá que hacer.

LA ESTRELLA (LA LUMINOSIDAD)

Esta carta indica el amor cósmico, las leyes que rigen la afinidad, aquello que es igual en todo el mundo.

Nos habla del desinterés, de las acciones que son creativas y bellas por si mismas, que no obedecen a ninguna intención premeditada o racional.

Nos habla del desarrollo que se puede alcanzar a través de la contemplación de la naturaleza, sin ninguna idea concreta, sin pensar, solamente contemplando y buscando la armonía interna con aquellas representaciones de la naturaleza cargadas de belleza, originalidad y armonía.

Esta carta indica la energía propia de todas las cosas y la capacidad que tiene el ser de rejuvenecer espiritualmente al extraer esa energía de la naturaleza.

Es la fase en que se necesitan realizar en la existencia los cambios necesarios para reajustarse con lo que en un principio se era.

En esta fase el amor que se siente por una persona del sexo contrario puede evolucionar hasta formas más complejas y alcanzar un amor más universal que, por lo general, es más energético, más mental y menos carnal, sujeto al análisis sin que ello vaya en detrimento de la pasión o la emoción.

Es la sensación que nace de la armonía y que lleva a un estado de pasividad física y de gran actividad en la más profundo de nuestra psique.

Plano físico:

La hermana pequeña. La amiga. La novia. Nuestras relaciones más gratificantes. Habla de las sociedades favorables y de aquellas personas que confían en nosotros. Bienestar. Salud. Medio ambiente. Calidad de vida. Ecología. Belleza. Estética. Fotografía.

Plano psíquico:

Inteligencia creativa. Moderación en las acciones. Sentido de la igualdad. Capacidad de conservar individualidad aun funcionando en equipo. Interés por la naturaleza. Sentido de la totalidad sin perder capacidad de análisis. Poca influencia de las pasiones en la personalidad.

Disminución de los instintos en favor de mayor discernimiento sobre los hechos y causas.

Plano espiritual:

En este arcano se alcanza un sentimiento de bienestar general en el que no predomina ningún componente de la personalidad, bien sea intelectual, emocional, biológico, etc.

El ser se halla aquí en una situación privilegiada y es consciente de ello por eso se esfuerza en utilizar el poder que le confiere su situación para influir en su entorno.

Intenta una fusión energética con el entorno aumentado su actividad mental, procura manejar la energía de manera que la redistribución sea la más equitativa posible según la naturaleza de cada cosa o persona.

El ser actúa sobre la sociedad, intenta mejorarla, pero primero intenta realizar su preparación en solitario, y a ser posible actuar a distancia, procura actuar sobre el medio en el que se desenvuelven los demás más que sobre ellos mismos.

Su naturaleza espiritual no es humana y por lo tanto sus motivaciones son diferentes a las de los demás.

LA LUNA (EL GRUPO)

Esta carta representa a todos aquellos seres que no tienen una conciencia individual, que tienen solamente una conciencia grupal, que su inteligencia depende únicamente del ambiente, del exterior, al igual que esas teorías psicológicas que dicen que la mente es como una pizarra en blanco que se va rellenando en el transcurso de la vida.

La verdad es que la conciencia individual es insignificante y por eso la conciencia grupal de la especie es la que dirige el rumbo en el camino de su evolución.

Estos seres están atrapados por las pasiones, son seducidos por el exterior, por la materia y el sentir, sólo se lamentan, sus pautas de conducta, inquietudes y acciones son similares a las del grupo, sin poder decidir o pensar por si mismos, son sugestionables e influenciables, no miran nunca su interior, sólo ven hacia afuera, nunca de ellos hacia adentro, por eso para ellos lo más importante es la imagen, la proyección cuando la hay.

Esta carta representa la multiplicidad y las diferencia que existen entre los seres que están atados a la materia por las mismas causas, solo son diferencias externas, internamente su desarrollo es similar.

Por eso la luna simboliza la oscuridad interna, y en ese estado evolutivo el ser sólo cuenta con la poca luz que refleja lo externo, corriendo el peligro de perderse y de pasar por periodos de absoluta oscuridad cuando la Luna nueva.

La analogía existente entre la luz e inteligencia nos hace ver el peligro que corre aquel que no evoluciona hacia una conciencia inteligente e individual, o sea aquel que transforma su naturaleza animal en humana.

Plano físico:

El pasado. El origen. Las raíces. Aquello que nos atrae. La imagen que damos al mundo. Nuestro ambiente externo. La familia. La alimentación y la nutrición.

Plano psíquico:

La influencia de ambiente. La impresionabilidad. La sugestionabilidad. Nuestras ataduras familiares. Nuestro sentido de supervivencia. Los instintos. Las enemistades. Las malas influencias y efluvios del ambiente. Lo oculto y desconocida.

Plano espiritual:

Este es un trance difícil para el ser, está en un periodo de oscuridad interna y la luz de la Luna desaparece durante un tiempo, es entonces cuando el ser debe de utilizar la imaginación para alumbrarse en el camino.

El ser no debe de huir de la oscuridad debe aceptarla y asimilarla como parte existente de su integración con lo externo. Lo irracional debe valorarse en su justa medida como parte activa de toda creación.

Esta carta representa al alma en su andar por las diferentes transformaciones que tienen lugar en su fusión con la materia.

EL SOL (EL REFLEJO)

Esta carta representa nuestra esencia como de naturaleza dual, por eso aparecen dos jóvenes bajo el sol.

Indica la dispersión de energía en inquietudes muy diferentes, casi siempre de orden intelectual, y que la energía solar la utilizamos desde una perspectiva lógica e intelectual, pero la dualidad también apunta a que dicha energía puede canalizarse a través de los sentimientos y de las actividades artísticas.

Indica en principio que para conseguir notoriedad y brillar en la existencia hay que combinar lo intelectual y lo sentimental, y hay que comunicarlo para uno conseguir mayor desarrollo personal. Es una carta que indica lucidez, que indica hermandad y afinidad por las ideas e inquietudes.

Las lágrimas del Sol son capaces de mojar a aquellos que están muy cercanos a la naturaleza solar y corren el riesgo de quemarse, indica con ello que aquel que ha alcanzado un nivel de ascensión muy alto corriendo ciertos peligros, al igual que aquel que se ha esforzado en algo, más pronto o más tarde recibe el fruto de su esfuerzo.

Esta carta indica que la esencia de nuestra naturaleza es mental y por lo tanto está conectada a la inteligencia creadora del universo.

También indica que en el camino hacia el conocimiento no estamos solos, sino que nos apoyamos y motivamos conjuntamente con otras personas sin que necesariamente tenga que ser la pareja.

Plano físico:

Éxito en cuestiones literarias, científicas y artísticas. Posibilidades de superación. Buenas relaciones con hermanos y superiores. Ayuda por parte de personas importantes. Autoridad en la actividad realizada.

Plano psíquico:

Orgullo intelectual. Prepotencia. Vanidad. Necesidad de llamar la atención. Cualidades creativas. Fuertes ambiciones. Necesidad de proyectar la personalidad en alguna obra.

Plano espiritual:

En este plano indica el nivel de desarrollo para iniciar la evolución espiritual, esta carta nos dice las cualidades requeridas para el camino hacia la luz.

Representa a la energía como máxima expresión de lo espiritual, y necesaria para el mismo desarrollo.

El que alcanza este nivel de desarrollo en el que se contacta con la inteligencia divina y se alimenta de su energía suele brillar entre los hombres, bien por si mismo o por sus acciones.

EL JUICIO (EL DESPERTAR)

Esta carta indica el despertar de la conciencia individual hacia la conciencia social, la causa de este despertar hay que buscarla en lo superior, es la necesidad que tiene el ser en esta fase de asistir a la llamada de lo superior.

En esta carta esta indicada la necesidad del ser de actuar según lo indicado desde arriba, de su parte espiritual.

Es la necesidad que tiene el ser de reflexionar sobre su existencia, de ver aquello que podría haberse mejorado, es la necesidad que tiene el ser de autojuzgarse, para de esta manera conocer si es digno o no de ser llamado a una ampliación de conciencia.

En esta fase el ser debe asistir a la llamada de lo espiritual pasando anteriormente por un enjuiciamiento personal, en el que debe quedarse completamente desnudo sin ocultar nada que pueda suponer un rechazo, y sin embargo, si debe de ocultar todavía su intimidad, pues no tiene el grado suficiente para poder desnudarse completamente sin sufrir serios trastornos.

En esta fase se debe meditar sobre lo generado, y la repercusión que ello tiene en la evolución individual y colectiva que hemos hecho por los demás y con los demás, pues si no hacemos con los demás, tampoco hacemos para ellos.

Es la necesidad que tiene el ser de aunar esfuerzos y criterios con los demás, ante la necesidad de una acción espiritual, y ante un nuevo reto evolutivo.

También este arcano indica que puede ser llamado al desarrollo espiritual y divino toda persona que tenga compasión, sabiduría y concentración, sin importar la edad, el sexo, la belleza y otras cualidades que pueden ser atributos tanto físicos como espirituales.

Esta carta también hace alusión a que sólo son capaces de resucitar, más bien en el sentido de renacer, aquellos que son llamados por la divinidad y que están en paz consigo mismo y con los demás.

EL MUNDO (LA EVOLUCIÓN)

Este arcano del tarot representa la última fase del proceso evolutivo, en donde los opuestos se reencuentran, en donde el significado de las múltiples experiencias es uno.

Es la carta que representa la máxima iniciación en el mundo, la iluminación o naturaleza búdista, la síntesis de la existencia, representa la eternidad y acceso a todos los planos de la creación, la evolución es su sentido intrínseco.

Es la acción impersonal de aquel que ha conseguido liberarse de las ataduras del destino, aquel que es dueño de su destino y que conoce todos los mundos, esta carta se complementa con la rueda de la fortuna, mientras allí se busca y consigue la liberación, aquí lo que se busca y consigue es la iluminación.

Esta es la carta de la transmutación aquí el ser ha dejado de pertenecer al mundo, él es el mundo.

Esta carta de tarot guarda analogía con el tao en el sentido de que la naturaleza del ser en este estadio de la evolución es indescriptible.

Los cuatro dibujos que corresponde a los signos del zodiaco representan a aquel que ha integrado la fuerza de la tierra, la fuerza del fuego, del agua y del aire.

No hay que olvidar que el tarod se inicia con el mago que tiene simbolizados los cuatro elementos, y mientras allí tenemos el símbolo aquí tenemos el signo.

Plano físico:

Sociabilidad. Éxito social. Estética. Actividades altruistas. Destino gratificante sin necesidad de fama o popularidad. Prestigio y reconocimiento. Cooperación. Sociedades. Amistades. Protecciones. Ayudas en momentos difíciles. Imprevistos y cambios de situación. Evolución. Dinamismo estable. Fluctuaciones equilibradas.

Plano psíquico:

Control de las pasiones. Racionalización de las emociones. Integración de la pareja. Aprendizaje del no yo. Adaptación a las circunstancias externas sin perder el sentido interno.

Plano espiritual:

Gran inteligencia capaz de entender todos los procesos que observamos de forma objetiva objetiva y subjetiva. Integración de los diferentes enfoques de percepción. Desarrollo espiritual multidireccional y circular. Individualismo global.

Cuando el ser llega a esta etapa de su desarrollo forma un cuerpo mental individual capaz de conectar con la inteligencia creadora, no existen secretos al estar conectado en el todo.

EL LOCO (LA REALIZACIÓN)

Esta carta tiene varios números el 0, el XXI y el XXII, parece que hace el papel de comodín por eso puede ser el 0, el XXI como carta de transición o el XXII como carta en la que finaliza de la serie de arcanos mayores.

Esta carta del loco representa la parte más irracional e incomprensible de la naturaleza del hombre, pero también representa el peregrinaje que lleva a cabo el hombre en su camino evolutivo siendo acosado por las fuerzas de la naturaleza con las cuales realiza el viaje.

La carta del tarot indica que aquel que inicia el camino debe llevar consigo las cosas más imprescindibles para su mantenimiento, y llevar alguna señal con la que dar a entender que está en una situación diferente a la que los demás, una situación incomprensible para la mayoría que lo tachan de loco.

En la antigüedad y hasta no hace muchos siglos una persona loca se consideraba que estaba por algún tipo de espíritu, o bien estaba bajo la protección de los dioses. Por lo que esta carta indica en si aquello o aquel que está bajo la tutela de lo divino.

Este ser será atacado por seres inferiores pero el tiene las armas para defenderse, puede ser muy peligroso pues camina solo y esta acostumbrado a hacer frente a todos los problemas.

Es aquel que no es tomado en cuenta y que sus acciones por muy difíciles que sean de realizar, tampoco son tomadas en cuenta por la mayoría, no se valora su saber ni nada que el pueda tener o realizar, sin embargo, puede que sus capacidades excedan en mucho la comprensión de la mayoría.

Plano físico:

Soledad. Autonomía. Marginación. Actividades y trabajos poco remunerados. Viajes en solitario y a lugares donde es mal acogido. Emigración.

Plano psíquico:

Pasiones muy intensas. Agresividad. Problemas en las relaciones intimas. Fuertes necesidades sexuales. Habilidades excepcionales. Gran sentido de liberación.

Plano espiritual:

Esta carta indica a aquel que regresa en solitario. a aquel que es considerado un loco por abandonar una posición de bienestar espiritual de nuevo por los caminos de la materia.

Es aquel que arriesga su situación a ciegas sin saber si podrá ayudar o será ayudado.

Es aquel que abandona su mundo o casa espiritual y se aventura por ahí, sin plan o estrategia a seguir.