Skip to content
CURSO TAROT GRATIS: Cartomancia, Tirada, Sí o No, Amor y más

Cómo aprender a meditar con el tarot

Cómo aprender a meditar con el tarot
Cómo aprender a meditar con el tarot

Todos buscamos la felicidad.

Cómo aprender a meditar con el tarot

Hay quienes saltan de una relación a otra con la esperanza de encontrarla.

Hay quienes se rodean de bienes materiales y quienes intentan encontrar la felicidad ayudando a los necesitados. Ninguna de estas alternativas es, en sí misma, equivocada, pero no nos darán lo que en el fondo estamos buscando.

Nos angustiamos cuando la relación en torno a la cual hemos basado nuestra vida se vuelve superflua.

Nos sentimos abatidos y perdidos cuando nuestros servicios en un trabajo dado han concluido y nos enfrentamos al despido. Cuando los amigos, los hijos, etc., se van experimentamos casi un proceso de duelo.

¿Nos enseña el tarot a meditar?

El Tarot nos enseña que existe una sensación de felicidad duradera que todo el mundo puede alcanzar.

La finalidad del Tarot no es —y nunca ha sido— pronosticar posibles desenlaces de situaciones reales, sino mostrar cómo cada persona puede vivir una vida más satisfactoria sin importar que, por ejemplo, trabaje sesenta horas a la semana, críe sola a sus hijos o viva en una gran ciudad.

Al practicar la sabiduria del Tarot aprenderemos a ser felices en casi todas las situaciones, incluso en aquellas que nuestra mente juzga difíciles o intolerables.

El fundamento del Tarot muestra que es posible dejar a un lado el miedo, la angustia y la cólera y, a través del desarrollo y la realización personales, resolver las contradicciones internas para alcanzar un estado de serenidad en la vida cotidiana.

En la meditacion con el tarot dirigimos conscientemente nuestros procesos mentales de un estado a otro, por ejemplo, del deseo al amor.

Existen muchas formas de meditar

Una de ellas consiste en mirar fijamente un objeto, ya sea de nuestro cuerpo o ajeno a él, para meditar sobre un problema personal.

Esta técnica pretende arrancar los estratos del mundo exterior despertando un nivel de conciencia muy sutil.

Siga su propio ritmo y no intente ajustarse a normas acerca de lo que debería experimentar a medida que ahonda en la meditación.

Ésta no es más que una orientación general. A medida que profundice en la meditación, descubrirá —sin saber cómo— qué debe hacer.

Una vez que haya elegido el elemento sobre el que desea meditar, elija el palo adecuado y escoja la carta o las cartas pertinentes.

Por ejemplo, si cree que hay poco amor en su vida, elija el As de

Copas y/o el Dos de Copas. Coloque las cartas erguidas sobre la mesa o la repisa, frente a usted, y deje que su mente deambule por las imágenes que muestran.

No busque resultados inmediatos.

Contemple relajadamente las imágenes. Con el tiempo, absorberá las enseñanzas y los consejos que las cartas le brindan.

Poco a poco, atraerá hacia su vida justamente aquello que echa de menos.

Otro ejemplo es el trabajo. Si no encuentra la clase de trabajo ideal para usted, seleccione, por ejemplo, el As de Oros.

Coloque la carta erguida sobre la mesa, frente a usted.

 

Puede tenerla expuesta durante varios días, semanas o incluso meses. Con el tiempo, se convertirá en un foco para su mente y poco a poco usted arrastrará hacia su vida el tipo de trabajo que le conviene.

Es posible que llegue por algún encuentro fortuito o bien porque la propia vida lo impulse a tomar una nueva dirección.